Actualidad Informe Especial Noticias

Chaparrí: El bosque de la conversación…en peligro de extinción

DHSF
Publicado por DHSF

Chaparrí es la primera  Área de Conservación Privada-ACP del Perú, una iniciativa que nació en el 2001 gracias al compromiso del naturalista y fotógrafo profesional Heinz Plenge, y el respaldo de la Comunidad Campesina Muchick “Santa Catalina” del distrito de Chongoyape – Chiclayo. Juntos pudieron fomentar y mantener este espacio tan importante para la sostenibilidad ambiental y económica de la región Lambayeque. Una experiencia que ya está siendo replicada en todo el país y en diferentes partes del mundo.

Al inicio, muchos comuneros dudaban de impulsar una ACP; pues era una zona donde predominaba la caza de animales (Pava aliblanca y oso de anteojos) y la tala indiscriminada de árboles. Sin embargo, los logros fueron visibles y alentadores, como el repoblamiento de la pava aliblanca, estudios sobre el oso de anteojos; que viven en esta área del Perú, hasta territorios de Ecuador. Hasta la fecha ACP Chaparrí protege la población más grande de pava aliblanca, y ha sido resultado de un trabajo articulado de instituciones estatales, privadas y, al respaldo del Centro de Investigación y Promoción del Desarrollo Sostenible-CIPDES y la Fundación “Ayuda en Acción”.

Comunidad Muchik

La extensión total del territorio de la Comunidad Campesina Muchik Santa Catalina es de 42,412.60 hectáreas, de las cuales 34,412 hectáreas (81% del territorio) constituyen el actual ACP Chaparrí. Territorio donde se ha registrado unas 250 especies de flora, 230 especies de aves, 21 mamíferos, 5 anfibios y 22 reptiles y aún falta estudios sobre otros grupos taxonómicos; entre los que destacan la bandurria, el cóndor andino, el cóndor amazónico, el guardacaballo, el chotacabras.

Fotógrafos, naturalistas y observadores vienen de todo el Perú y el mundo para descubrir esta diversidad de flora y fauna. También es un atractivo arqueológico, ya que en el Cerro Mulato, se han encontrado muchos petroglifos y tallados sobre piedras, geométricamente perfectos.

Así, es como, el ACP Chaparrí se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos del Perú y, una experiencia exitosa de articulación y participación comunal. Con el tiempo el área ha tenido que adaptarse a la creciente demanda de visitantes, quienes son recibidos en el caserío de “Tierras Blancas” por la oficina administrativa del ACP Chaparrí, a cargo de la Asociación para la Conservación y el Turismo Sostenible Chaparri-ACOTURCH.  Aquí, los turistas se registran, pagan el costo de su entrada, conocen parte de los talleres y luego inician su recorrido hasta la ACP Chaparrí, acompañados de un guía miembro de la comunidad.

Desde la creación de la reserva, cientos de comuneros y sus familias se han visto beneficiadas directamente a través de puestos de trabajo y reforzamiento de sus capacidades en iniciativas de emprendimiento como los talleres de artesanía, tallado en piedra, apicultura, textilería y confección de llaveros, peluches de los principales animales de Chaparrí;  entre otros. Esta experiencia, beneficia indirectamente también a todo el distrito; pues el flujo de visitantes, les hace percibir ingresos por ofrecer servicios alimentación, hospedaje y transporte.

Otro de los atractivos que ha promovido la Comunidad Santa Catalina, es la creación del “Ecomuseo Comunal Chaparri”, bautizado también como “Bibliotella Chaparri”. La construcción es este espacio, que funciona como museo y biblioteca fue edificado con “ecoladrillos” hechos de botellas de plástico rellenas de residuos inorgánicos (plástico, envolturas, papel, etc). Lo satisfactorio de este proyecto, impulsado por Tina Montalvo, voluntaria del “Cuerpo de Paz”, fue que se involucró al mayor número de estudiantes de primaria y secundaria, quienes también recolectaron residuos en el distrito, en las calles, ríos; para crear sus propios ladrillos y posteriormente ser parte de la construcción.

Salvemos a   Chaparrí

No todo es bueno en Chaparrí. Desde que se formó la ACP, hasta la actualidad, las solicitudes de concesión y exploración minera en la zona son reiterativas. Sumado a esto, la invasión de tierras para que sean aprovechadas por la agricultura de grandes industrias, también es algo que tienen que enfrentar.  Desde el año 2014, las tensiones y problemas entre pseudocomuneros y dirigentes se han intensificado. La elección irregular de una nueva junta directiva, la ampliación del padrón comunal y la expulsión de comuneras y comuneros promotores de la ACP han motivado una lucha para salvar a Chaparrí. Muchos de los ‘nuevos comuneros’, inscritos sin cumplir los requisitos correspondientes, son trabajadores del Estado, políticos, policías y personas que no viven en Lambayeque. Estas irregularidades han sido denunciadas ante la SUNARP y el Ministerio Público; sin embargo no existe celeridad en el proceso, puesto que habría mucha presión de grandes grupos empresariales, a quienes les convendría arrebatar parte del terreno de la Comunidad Santa Catalina.

Vista panorámica de Chaparrí, Evidente la desaparición de áreas verdes. Foto de ‘Mongabay’

Violencia de invasores

Todos estos acontecimientos han provocado una serie de enfrentamientos, pero quizá el más violento y visible ha sido la agresión física y verbal que recibieron, conservacionistas, comuneros y funcionarios del Servicio Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) de Lambayeque el pasado 26 de mayo del 2017.

La entidad estatal tenía como objetivo verificar la tala ilegal en la Reserva Ecológica de Chaparrí, específicamente en el sector Pampas de Yaipón, Chongoyape. Los invasores agresores se habrían instalado en la zona meses atrás, y buscando evitar que se ejecute la diligencia reaccionaron violentamente atacando a los comuneros con palos y piedras. Entre los afectados figuran con graves heridas en la cabeza Juan Andrés y Heinz Plenge, hijos del fotógrafo naturalista Heinz Plenge, quien realizó la denuncia contra los autores de la tala ilegal. También fueron agredidos, aunque en menor magnitud, Juan Aste y Christian Peralta.

Cabe señalar que la comitiva estuvo integrada también por dos miembros de la policía ecológica (Dirección de Policía de Turismo y Ecología), quienes se vieron forzados a realizar disparos al aire para disuadir a los agresores. Se calcula que un promedio de 4000 hectáreas asciende el área deforestada en Chaparrí. Algarrobos, hualtacos, palo santo, zapote y árboles menores, son algunas de las especies de flora que han sido arrasadas en el bosque seco.

Conflicto de intereses

Después del enfrentamiento, los comuneros de la Comunidad Muchik Santa Catalina de Chongoyape que fueron agredidos por invasores en la reserva de Chaparrí, fueron hasta la comisaría del distrito para hacer la denuncia correspondiente.

Plenge, quien resultó herido producto de la agresión, denunció ante un medio de comunicación, que fue el agente Rosendo Aguilar Peña quien no le permitió asentar la denuncia, debido a que muchos agentes del orden habían sido inscritos irregularmente en el padrón de la comunidad y estarían a favor de los grupos invasores para poder vender terrenos a futuros proyectos mineros e hidroeléctricos a empresas transnacionales. Frente a este hecho, los agredidos han pedido la inmediata intervención del máximo jefe policial de Lambayeque, para velar por los derechos de los afectados y evitar que este tipo de situaciones se repitan.

#Salvemoschaparrí Aquí se narra toda LA VERDAD de los hechos ocurridos en la comisaría de Chongoyape.EL agente Rosendo…

Posted by Chaparri Salvador Chaparri on Monday, May 29, 2017

Es un hecho que las y los comuneros continuaran en pie de lucha por defender su territorio y cultura. Afortunadamente han recibido el respaldo de los medios de comunicación regionales de Lambayeque y el acompañamiento de la congresista María Elena, Presidenta de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología. Ahora le toca tomar postura a las y los defensores de los derechos humanos para mantener un área de conservación natural que tantos beneficios le han traído al país. De nosotros depende que esta Área de Conservación se mantenga vigente y no sea vulnerada por intereses económicos de empresarios y grupos de poder. Salvemos Chaparrí.

Autor

DHSF

DHSF