¿Cuáles son las cifras de violencia contra la mujer en la región Cusco?

Foto: Karem Luque/DHSF

Por: Yulissa Casana– Línea Mujer DHSF

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha que nos hace reflexionar y asumir compromisos para erradicar, sancionar y prevenir la violencia de género en el Perú, pero ¿Qué nos dicen las cifras sobre la violencia contra la mujer en la región Cusco?

De acuerdo al reporte del Centro de Emergencia Mujer actualizado hasta octubre, se han atendido 5.281 casos de violencia familiar y sexual en niñas, adolescentes y mujeres adultas. A nivel nacional esta cifra llega a 79.220 casos.

Nuestra región tampoco ha sido ajena a la violencia física contra las mujeres. A la fecha se han reportado 2.008 casos; mientras que, 443 casos por violencia sexual.

Con respecto a la violencia sicológica y económica patrimonial, las cifras ascienden a 2.808 y 22, respectivamente.

En lo que va del año, se han registrado 111 feminicidios y 234 tentativas de feminicidios en el Perú. De este total, 3 feminicidios y 7 tentativas en nuestra región.

La desaparición de niñas, adolescentes y mujeres adultas también es preocupante. Antes de la pandemia, esta situación ya era alarmante.

A nivel nacional se han reportado 1.158 mujeres adultas y 2.894 menores de edad, entre niñas y adolescentes, desaparecidas, según el registro de la Defensoría del Pueblo a septiembre de este año.

Estas estadísticas nos dicen, una vez más, que la violencia de género ocurre tanto en las calles como en los hogares. Miles de mujeres peruanas han tenido que convivir con su agresor como parte de las medidas de confinamiento para evitar contagios del coronavirus. El propio hogar no es un lugar seguro.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables puso a disposición la Línea 100 para ayudar a las mujeres víctimas de violencia. Sin embargo, muchas que viven en el campo no pueden llamar, pues la pandemia también ha evidenciado problemas de cobertura móvil. Además, las barreras sociales, económicas y culturales que enfrentan las mujeres rurales es anterior a la crisis sanitaria.

Así como en el Perú ocurre lo mismo en distintas partes del mundo, aunque con sus propias particularidades. Las Naciones Unidas ha refirmado que “la violencia contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales e impide total o parcialmente a la mujer gozar de dichos derechos y libertades”.

Si bien ayer las mujeres salimos a marchar a las calles de Cusco, es necesario que el Estado y la sociedad civil tomen medidas contundentes. El 25 de noviembre no debe quedar relegada en una fecha más del calendario.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.