Derechos Humanos Sin Fronteras: “El Estado debe garantizar los derechos humanos de la población de Espinar”

Foto: Difusión

Redacción DHSF

Ante los últimos sucesos violentos registrados en Espinar por la represión policial en el contexto del paro indefinido, Derechos Humanos Sin Fronteras exige al Estado garantizar los derechos humanos de la población movilizada y redoblar los esfuerzos para resolver el conflicto en esta parte de la región Cusco.

Esta medida de lucha inició a raíz de la negativa de la empresa minera Antapaccay a cumplir con el acuerdo del Comité de Gestión del Convenio Marco que consiste en entregar un bono solidario de S/ 1000 a cada elector de la provincia. El objetivo es atender, de manera excepcional, a la población que atraviesa una crisis económica por efecto de la pandemia del COVID-19.

Hoy se cumple 8 días de paro indefinido y nuevamente se ha roto el diálogo entre las partes involucradas. De acuerdo a información difundida por los medios locales, los manifestantes han sido reprimidos por la fuerza policial con bombas lacrimógenas y perdigones. Este hecho provocó la quema de pastos y el incendio de la casa de bombeo, ubicada en la zona de Camaccmayo. Además, por la tarde, se registró un nuevo enfrentamiento entre los agentes policiales y un grupo de jóvenes que se encontraba en la entrada del distrito de Yauri. Los efectivos utilizaron perdigones y bombas lacrimógenas resultando heridos 3 manifestantes, quienes fueron evacuados al Hospital de Espinar. Dos de ellos serían menores de edad, 17 y 16 años, respectivamente.

Hasta el momento no hay información oficial sobre detenidos. No obstante, según testigos, la policía presuntamente habría intervino a más de 20 personas. Todo este grupo fue ingresado a un camión. Esto se produjo en el óvalo Cusco, Sicuani y Espinar, al costado del río Salado, aproximadamente a las 6:30 de la tarde.

A esto se suma que desde el inicio de las movilizaciones se ha generado permanente enfrentamiento, agresiones y violencia a partir de la presencia aproximadamente de 200 policías y 100 militares, que en las ultimas horas se han incrementado.

Esta situación genera preocupación a Derechos Humanos Sin Fronteras, por lo cual hace nuevamente un llamado al diálogo e invoca a las instancias correspondientes a proteger y garantizar los derechos humanos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.