Apoyo humanitario para cusqueños en otras regiones del Perú

Foto: La República / Aldair Mejía

Por Helio Cruz – Equipo de DHSF

A través de los medios de comunicación se informa sobre la situación desesperada de muchas familias vulnerables que deciden partir de Lima, Arequipa y otras regiones para retornar a sus lugares de origen en largas caminatas, ello ha generado reacciones principalmente por el temor que a través de estos retornos sin control e identificación se pueda generar niveles de contagio. La cuarentena y una prueba de descarte del Covid-19 podría ser la solución.

Frente a este panorama el gobierno nacional mediante el Decreto Supremo 068-2020-PCM implementa de manera excepcional, por razones humanitarias, y previa coordinación con el gobierno regional, el transporte interprovincial de pasajeros, por medio terrestre y aéreo no comercial, para ciudadanos que se encuentren fuera de su residencia o lugar de trabajo habitual, a consecuencia de la aplicación de las disposiciones de inmovilización social.

El transporte humanitario dispuesto por el gobierno incluye a personal de las unidades mineras. Sin embargo, es preciso recordar que fueron estas mismas empresas las que se reusaron a acatar la cuarentena.

La pandemia crea como efecto la crisis social y económica, impactando sobre familias vulnerables en situación de pobreza, quienes además, en gran parte no cuentan con CTS, AFP, Canasta de Alimentos, Bono de s/ 380 entre otros apoyos otorgados por el Estado.

La situación se hace compleja en la medida que no se retome la dinámica económica de subsistencia, sin embargo se espera que el Covid-19 se resuelva para fines del año con una vacuna que haga inmune a la población mundial, mientras tanto es inevitable que ascienda la crisis social y económica para familias vulnerables incluso para los trabajadores que fueron sentenciados a la Suspensión Perfecta que no es otra cosa que licencia sin goce de haber, sin remuneración.

No es posible saber si las personas se encuentran contagiadas o no con el Covid-19, excepto una prueba de descarte, por tanto todas y todos estamos en riesgo de ser contagiados o de propagar el virus.

Cusqueños llegando al aeropuerto Velasco Astete desde la ciudad de Lima. Foto: Jazmin Lezama

En Lima y Arequipa se ha conformado grupos de WhatsApp para tener información sobre la gestión de transporte humanitario, frente a esta situación hay familias que no pueden continuar más tiempo varados en otras ciudades y decidieron hacer largas caminatas. Frente a este problema el gobierno está implementando el transporte humanitario como un mecanismo idóneo y útil para transportar a la población que se encuentra varada en distintos puntos del país, pero tiene que aplicarse protocolos de seguridad.

Con esta medida los gobiernos regionales están obligados a realizar de modo rápido un registro o padrón sobre quienes necesitan el transporte de apoyo humanitario, previa evaluación de su situación y nivel de vulnerabilidad.

Ello implica que el transporte humanitario, no solo deberá trasladar de un lugar a otro sino activar protocolos de seguridad como aplicar la cuarentena obligatoria, otorgar hospedaje, alimentación y servicios de salud durante 2 semanas (periodo que recomienda el sistema de Salud). En el caso de no lograr transportar a personas varadas garantizar mínimamente su estadía con alimentación, hospedaje.

Nuestra preocupación tiene que ver con la afectación de derechos humanos sobre personas vulnerables peruanas y extranjeras, siendo que esta situación de Pandemia mientras no se encuentre la vacuna que nos haga inmunes, todos seremos vulnerables en la medida que no se cumpla con la recomendación sanitaria.

En el Cusco hasta las 23 horas del 15 de abril la DIRESA ha informado que tenemos 113 casos de personas contagiadas con el Covid-19 en relación a 1020 casos descartados, ello nos debe poner en alerta para evitar propagar el contagio y ser contagiados, así como colaborar al mejor desempeño de las autoridades sanitarias, nos toca quedarnos en casa y tomar las precauciones si salimos a realizar las actividades autorizadas por el gobierno.

Las Comunidades Campesinas Originarias en provincias altas principalmente las que se encuentran en la frontera con otras regiones no deben ser ajenas a la coordinación interinstitucional de los gobiernos locales y regional, deben ser convocados – vía remota – para conocer sobre las medidas implementadas así como aplicar protocolos de seguridad sanitaria para familias que están llegando a la zona producto de la crisis económica que golpea a nuestro país.

La Pandemia es la oportunidad de convocarnos a la unidad, la solidaridad, a permitir que todas y todos podamos tener mejor calidad de vida.

Fuentes consultadas:

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.