Cambio de director del Hospital de Espinar evidencia demandas no atendidas

Redacción DHSF

Los conflictos originados por el cambio de director del Hospital de Espinar han sacado a la luz exigencias de la población por una mejor calidad de servicio de salud anteriores a esta cuarentena nacional por el COVID-19.

El presidente de la Asociación de Urbanizaciones y Pueblos Jóvenes de Espinar (AUPE), Vidal Merma, explicó que la falta de personal y equipamiento se han convertido en un problema constante en este único hospital de esta provincia que concentra más de 62 mil 196 habitantes, de acuerdo a los resultados del XII Censo Nacional de Población del año 2017. “Son muchos los problemas y el presupuesto es insuficiente, tampoco hay medicamentos en stock. Otros de los grandes problemas es que la mayoría del personal (de salud) son de afuera”, argumentó el dirigente refiriéndose a que representa a la vez un problema el hecho de que la mayoría del personal de salud sea foráneo. “Algunos ni cumplen su hora (de trabajo)”, agregó.

Los cargos de confianza en la dirección también han impedido la realización de una buena gestión, según Merma. “Esos cargos de confianza hacen daño a las instituciones, puede ser que sean asignados a profesionales capaces, pero la mayoría recae en personas que obedecen a favores de políticos. Esto hace que haya incapacidad de gestión y finalmente esto conlleva a una pésima atención”, declaró. Asimismo, mencionó que tampoco ha habido inversión en el sector de salud en Espinar por parte del Gobierno Regional de Cusco.

A raíz del cambio de director del hospital, esta asociación emitió un memorial el viernes pasado, en el cual respalda al médico Ernesto Choquehuayta Morales, quien fue destituido el 4 de junio. La AUPE considera que el ahora exdirector demostró un trabajo articulado con las autoridades y dirigentes en los 3 meses que estuvo en el cargo, puesto que gestionó el centro diferenciado para la atención del coronavirus, equipos, pruebas rápidas, entre otros. En su reemplazo, el médico Darío Navarro, titular de la Dirección Regional de Salud (Diresa) Cusco, nombró al médico José Luis Gómez Quispe.

Por su parte, el presidente del Frente Único de Defensa de los Intereses de Espinar (FUDIE), Ricardo Carlos, coincidió con Vidal Merma con respecto a que lo más urgente por atender es la falta de equipos y déficit de profesionales de salud. “A las justas hay un médico por área; qué tal si hay más emergencias o más pacientes, nos falta estos profesionales”, declaró.

Además, este dirigente teme que tras la destitución de Choquehuayta no se continúe al mismo ritmo la realización de pruebas rápidas para detectar el COVID-19. “Hemos apoyado al señor Ernesto, para que pueda implementar el hospital a través del Convenio Marco Espinar-Cusco. El mismo pueblo, por la lucha que hemos tenido, ha conseguido esta implementación”, expuso. A la fecha en esta provincia se han registrado 17 casos de coronavirus, según el reporte del 25 de mayo de la Diresa.

Al igual que la AUPE, la FUDIE emitió un pronunciamiento relacionado a la destitución para pedir el esclarecimiento de la problemática del Hospital de Espinar durante la administración del exdirector. Esto luego que el director regional de Salud, Darío Navarro Mendoza, acusara a Choquehuayta de cometer presuntas irregularidades durante su gestión.

Foto: comunicado del FUDIE
Foto: comunicado de la AUPE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.